Cuperosis - Terrassa 1877. Información inmobiliaria
17324
post-template-default,single,single-post,postid-17324,single-format-standard,bridge-core-2.7.8,qode-page-transition-enabled,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-26.3,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.6.0,vc_responsive
 

Cuperosis

Cuperosis

Cuperosis

La cuperosis es un problema dermatológico mezclado con una complicación de la circulación que genera una afectación de los vasos sanguíneos del rostro. La consecuencia es la creación de arañas vasculares faciales.

Estas arañas pueden observarse como pequeños capilares que se encuentran dilatados, con rojeces e irritación. Es importante mencionar que esta patología dermatológica puede presentarse principalmente en mujeres.

Existen gran cantidad de factores por los que este problema puede surgir en tu vida. Por lo que es recomendable asistir a un especialista que te ayude a cuidarla y prevenirla.

Origen de la cuperosis

Este problema suele surgir como resultado de una alteración de la microcirculación sanguínea de los capilares que riegan la piel de las mejillas, la nariz y el mentón. Ya que estos pequeños vasos cuenta con una elasticidad muy reducida.

Pueden generarse contracciones y vasodilataciones habituales, al entrar en contacto con diversos factores, causando que se conserven permanentemente dilatadas, sean más permeables y notables por medio de la piel.

Síntomas

El síntoma habitual es el enrojecimiento que se casusa en toda el área como resultado del acrecentamiento del flujo sanguíneo que se origina luego de extenderse las vénulas y arteriolas.

Además esos pequeños vasos van contando con menos elasticidad, conservándose dilatados sin recuperar su tamaño normal,. Mientras que estas rojeces y arañas vasculares puede ser que se encuentren acompañadas de ardor y calor en el área.

También, pueden surgir telangiectasas que son las venas rojas o violáceas mínimas que se ven  por medio de la piel como filamentos o hilillos ramificados con forma de tela de araña.

La cuperosis suele aparecer normalmente en aquellas personas que tienen la piel clara, fina y sensible, ya que este tipo de piel suele ser más reactiva y se enrojece de forma natural con facilidad. Es frecuente que pueda afectar en mayor numero a las mujeres que a los hombres, ya que existe una predisposición genética a sufrirla.

Tratamiento de la cuperosis

Puede ser tratada empleando una luz pulsada que se orienta regulando pulsos de luz en el exterior de la piel. La luz es absorbida gracias a una de las sustancias químicas naturales del cuerpo. Por ejemplo la hemoglobina en la sangre.

La hemoglobina transforma la energía de la luz en calor. Éste se encuentra encauzado a la pared de los vasos sanguíneos, los cuales son deteriorados y expulsados de manera permanente por el mecanismo de defensa del organismo.

Este tratamiento tiene una duración de unos cuantos minutos, ya que cada polvo o emisión de luz se siente como una picada o pellizco suave y es totalmente tolerable. Si la cuperosis se encuentra relacionada con granitos se conoce como rosácea y necesita otro tratamiento médico asociado.

Los resultados podrán apreciarse, después de 3 o 4 semanas del tratamiento. Aunque existen casos en los que se requiere la aplicación de dos sesiones para reducir esas venitas.

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies